Ayer en mi clase de inglés, en la cual soy el miembro más joven pues el siguiente ya tiene 40 años y de ahí hasta una señora de 93, el debate dio un giro inesperado y se centro en una crítica destructiva y sin probabilidad de replica sobre lo ‘malos’ que somos los jóvenes.